La Unidad de Planta Piloto de Química Fina está ubicada en su mayor parte en el ala norte del edificio que alberga el CQAB. Consta de trece laboratorios totalmente equipados para síntesis química y ocho salas industriales que en total suman unos 500 m2.

 Los laboratorios están diseñados para alojar vitrinas aptas para poner a punto la síntesis y escalado de procesos con reactores de entre tres y veinte litros de capacidad y con temperaturas de trabajo  comprendidas entre -0 a 200 ºC, que constituyen el denominado Kilolab.

Las salas industriales están diseñadas para albergar  reactores desde 50 a 400 litros con temperaturas de trabajo entre  +0 a +200 oC.

Los laboratorios de investigación y las salas industriales son totalmente independientes entre si y la actividad que se realiza en  ellos se lleva a cabo bajo estrictas medidas de confidencialidad y rigurosas normas  de calidad y seguridad, tanto para el investigador que desarrolla su actividad en ellos como para el producto en investigación y/o desarrollo.

Anexo a la zona que alberga la PPQF se encuentra ubicada una instalación tipo “bunker” situada en la parte posterior del edificio (fachada oeste) cuya finalidad es servir como instalación de apoyo para la realización de aquellos procesos que requieren una seguridad especial, bien porque deben realizarse empleando gases cuyo uso entraña una especial precaución (hidrógeno, amoniaco, monóxido de carbono,cloruro de hidrógeno,  etc) o porque necesitan el concurso de presiones elevadas (10-25 atmósferas). Dicha instalación, de unos 30 m2,  consta de todas las medidas de seguridad necesarias para este tipo de trabajo y está debidamente autorizada por la D.G. de Industria.